Es normal siempre querer que tu casa tenga un buen olor. Esta es la manera de hacer que un hogar sea más cómodo y que tus visitas siempre quieran regresar… y que recuerden tu hogar como el lugar que siempre huele bien. Hay varias maneras para siempre mantenerlo así, algunas económicas y otras no tanto, pero te aseguramos que todas cumplirán con lo que buscas.

 

Cozy-Apartment-in-Moscow-03

Evita la humedad 

La humedad es muy común en todas las casas, y cuando se acumula, puede llegar a generar un olor insoportable. Otro gran problema de la humedad, es que también se llega a impregnar en la ropa y sábanas. Una forma casera de combatir este problema, es poner bicarbonato de sodio en todas aquellas paredes o esquinas en donde se acumula la humedad. Otro método sería utilizando la sal marina, ya que desinfecta y ayuda a que no se acumule el agua. Utiliza vinagre blanco, este producto natural tiene muchos beneficios, entre ellos es combatir la humedad. Lo puedes aplicar en los baños, cocinas y regaderas principalmente.

 

No dejes que la comida se eche a perder

Muchas veces dejamos la comida en el congelador por mucho tiempo, pensando que no se echará a perder. Los pescados y mariscos principalmente pueden dejar un muy mal olor. Una solución a este problema, es colocar un calcetín limpio lleno de granos de café, y de esta manera evitarás que se salgan los malos olores.

 

Procura limpiar el baño todos los días 

Compra aceite de canela o de algún olor de tu preferencia y ponlo en bolitas de algodón. Estas bolitas puedes ponerlas en algún recipiente y dejarlas todo el día en el baño. Debes cambiarlas mínimo cada dos días para que el olor permanezca y sí funcione. Es una manera económica de lograr que tu baño siempre huela bien. Otra opción es comprar incienso y prenderlo entre dos o tres veces al día.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *